Quiénes somos‎ > ‎

El centro en la historia: ayer y hoy

NUESTRA  CONGREGACIÓN


La originalidad educativa de nuestra Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana, no radica tanto en la propuesta de unos métodos propios, cuento en la sugerencia de un “estilo” y una forma de llevar a cabo las tareas educativas.

Nuestra historia en el campo de la educación viene inspirada desde sus orígenes por un profundo humanismo y una dedicación sin límites a cada persona, fruto de unas convicciones profundas que dejan en evidencia las exigencias de la labor docente desde un carisma de caridad. Se puede enseñar por principio, por programa, pero se educa sólo por amor; este amor del que S. Pablo dice que es “ paciente, es servicial y no tiene envidia, no presume ni se engríe, no es mal educado ni egoísta, no se irrita, no lleva cuentas del mal, no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad, disculpa sin límites, cree sin límites, aguanta sin límites”(1 Cor. 13,4-7)


NUESTROS FUNDADORES


A Madre Rafols y Padre Juan, nuestros fundadores, les hubiera bastado unas líneas para elaborar su currículo, tan sencillo como lo sublime. La Historia lo quiso así y Dios se asomó a la Historia: dos personas prendidas de sueños que un día se encuentran y se unen para amar a los hermanos, acoger desde la compasión el dolor y la miseria en un mundo convulso y necesitado de misericordia. (encontráis su biografía en www.chcsa.org)



LAS HERMANAS  DE  LA  CARIDAD  DE  SANTA  ANA  EN  EL  CAMPO  DE  LA  EDUCACIÓN



Comienza la andadura..


        La Congregación de H.H de la Caridad de Santa Ana nace en Zaragoza en el 1804. En su origen,es una pequeña Hermandad agrupada en torno a Juan Bonal y animada por María Rafols, sus Fundadores. María Rafols y un grupo de Hermanas, dejan tierras catalanas para responder a las necesidades del Hospital Real y General de Ntra.Sra. de Gracia de Zaragoza.

         La Hermandad se constituye “para el bien y alivio  de los pobres enfermos”. Su misión se realiza en una entrega  diaria y constante  a los más desvalidos hecha “con todo detalle”, “con el mayor amor”, entrega que se abre desde la primera andadura a la atención y dedicación a los niños de la Inclusa.

         Durante 37 años María Rafols se encarga de la Inclusa en el Hospital. En esta dura  misión, María Rafols descubre e inicia, no sólo un servicio asistencial , sino  una pequeña gran misión: acompañar a los niños en situación de desamparo, en el despertar e interiorizar aspectos básicos de su desarrollo personal.

        En la Inclusa del Hospital de Ntra. Sra. de Gracia de Zaragoza y en la Misericordia de Huesca, fundada en 1807 para  niños  adolescentes y jóvenes, se inicia la andadura educativa de las Hnas. de la Caridad de Sta. Ana.


Con un carisma : La Caridad hecha Hospitalidad


          El Carisma de la Caridad  hecha Hospitalidad marcó la identidad de Mª Rafols, Juan Bonal y su pequeña Hermandad. Identidad que expresa los rasgos concretos con los que vivieron el amor.

         La ACOGIDA es el primer gesto de la Hospitalidad, acogida que se hace cercanía y sencillez para acoger  al que llega y ofrecerle , con lo mejor de sí mismo, lo mejor de su casa.

Acogida que se acompaña de un “diligente cuidado”, de un SERVICIO hecho ENTREGA PERMANENTE, con “todo detalle”, “con el mayor amor”. Es un amor sin fronteras , a todas las personas y en todas las dimensiones de la persona.

Hospitalidad que implica VALORACIÓN DE LA PERSONA, de cada persona, de todas las personas, prefiriendo especialmente  A LOS MÁS POBRES , compartiendo con ellos lo que somos y tenemos. Rasgos que se viven con sencillez y humildad, siendo contemplativas en la acción


         Estos rasgos de la Hospitalidad son los que han ido marcando los valores, las prioridades, los matices, son los que han ido configurando, identificando, los que dan línea, color y calor , IDENTIDAD  a nuestros centros.


Misión educativa de las “Anas”, hoy.



         El tiempo y la vida han hecho historia, la pequeña Hermandad nacida en el Hospital de Gracia, las Hermanas de la Caridad de Sta. Ana, las “Anas”, siguen respondiendo , desde su misión educativa al clamor de los pobres y de los jóvenes del mundo.


        Nuestra misión educativa consiste en “colaborar en  la formación de la persona para que sea agente de su propio desarrollo, alcance la madurez humana, opte libremente por la fe y se comprometa en la construcción de una sociedad más justa y fraternal basada en  la verdad, la paz y el amor “ (C.Propio, p.13)

         En Nuestro mundo desencantado y roto, marcado por las grandes diferencias económicas ; por  una sociedad globalizada y competitiva , en la que la interculturalidad es una realidad rica y compleja, en la que las nuevas tecnologías aportan nuevas formas de aprendizaje y de adicción, en la que se generalizan nuevos modelos de familia , redescubrimos la misión educativa como tarea ardua, difícil, pero apasionante, la vivimos como don, compromiso, misión compartida, proyecto colectivo de caminar hacia un mundo distinto y mejor para todos


         En la actualidad, las Anas estamos en los cinco continentes con cerca de 100 colegios.. Pero nuestra presencia  se abre a otras formas de acción socio-educativa . Estamos en programas con chicas de la calle en la India, con niños en riesgo de exclusión social en  España y América, con los “rascals”, jóvenes de la calle en Papúa Nueva Guinea, con jóvenes indígenas en Guatemala, en programas de promoción de la mujer en América y África…

       Son las múltiples pequeñas formas de una misión educativa orientada siempre desde la preferencia por los más “desvalidos”, desde el anuncio liberador de que Dios ama a cada persona y la llama a crecer y vivir con dignidad.


Nuestra Propuesta Educativa


        “En nuestros centros se entiende la educación como un proceso formativo, dinámico, coherente y unificado, que posibilita el desarrollo integral y armónico de la persona en todas sus dimensiones : ser único e irrepetible, abierto a los demás y con sentido de trascendencia” (C.Propio p.17).


        Los colegios de Sta. Ana , intentamos dar una respuesta educativa desde las necesidades  de nuestros alumnos en el aquí y el ahora  de nuestra realidad.

  • Respuesta  que parte de una educación de calidad, de la competencia profesional ,

     de una apertura constante a las nuevas realidades socio-culturales (interculturalidad,

     globalización…), a las nuevas aportaciones pedagógicas y a las nuevas tecnologías.

  • Respuesta que exprese cómo entendemos la vida y la fe, con qué tipo de persona y sociedad soñamos, qué tipo de relación educativa queremos establecer con  los alumnos para compartir su crecimiento como personas y como creyentes.

     

          Señalamos los elementos fundamentales que dan vida, al cada día, de nuestro Carácter Propio y nuestro Proyecto Educativo :


Colegios con un rostro inequívoco : la Hospitalidad


  • Clima de acogida, sencillez,servicio


  • Preferencia por los más débiles


  • Priorizando la educación para la interioridad y para la solidaridad



  Ámbitos educativos personalizadores


        Desde el compromiso carismático se nos urge a una ”estima y valoración”  de la persona, por tanto, nos caracteriza el esfuerzo por crear ámbitos que realmente favorezcan el crecimiento de cada persona y de todas las personas. Por ello:


  • Optamos por la persona. Aceptando , acogiendo a cada persona como es y confiando en sus posibilidades de superación, planteando permanentemente  qué valores potenciamos y haciéndolo desde todas las vertientes del centro, propiciando una educación personalizada y personalizadora.

  • Apostamos por la vida . Potenciando todo lo positivo, verbalizar en positivo, corregir en positivo “ Corrijan a los niños siempre con amor”.

Educando para la vida, capacitando para relacionarse, para resolver los pequeños conflictos, para discernir, elegir… y desarrollando la sensibilidad para la defensa de la dignidad de la persona.


Tejido  participativo


Creemos y apoyamos una  escuela participativa  porque consideramos que la educación es tarea de todos, por tanto se favorecen estructuras de  participación  de alumnos, padres, profesores, desde la convicción de que la participación es un elemento personalizador, como tejido necesario para el desarrollo eficaz del colectivo educativo


Dimensión educativo-pastoral


Participamos de la misión eclesial de anunciar la Buena Noticia de que Jesús nos ama y nos salva. Por ello, priorizamos la dimensión educativo-pastoral.


Principios pedagógicos


Los principios pedagógicos se centran en el “estilo” en la forma de estar, de acoger y valorar

Acentuamos el valor del trabajo, entendido como autorrealización, como esfuerzo personal y colectivo, como sentido de responsabilidad

Conjugamos “energía y bondad”, exigencia y cercanía



Misión compartida


        Compartimos con nuestros hermanos laicos, no sólo los aspectos académicos y profesionales. sino la tarea educativa como “Misión compartida”, abriendo espacios de encuentro y oración, propiciando responsabilidades pastorales, compartiendo con ellos, como compañeros de camino, las dificultades y los sueños de nuestra apasionante aventura educativa.



5. RETOS Y PERSPECTIVAS DE FUTURO


         Ante la realidad que nos envuelve, las perspectivas de futuro se abren como RETOS a los que queremos responder:


La MULTICULTURALIDAD, manteniendo la postura de respeto y valoración de otras culturas, la integración de inmigrantes y el diálogo interreligioso.


PREFERENCIA POR LOS MÁS  VULNERABLES, apostando , dentro y fuera de nuestros colegios, por los más débiles, por la defensa de los derechos humanos.


Las FAMILIAS consideramos que acoger, acompañar e integrar a las familias para compartir el proceso educativo de sus hijos, es un reto siempre abierto en educación.


ACTITUD permanentemente ABIERTA a los nuevos valores, a las nuevas realidades, a las nuevas tecnologías, para analizar, valorar y elegir aquellos elementos fundamentales ,que consideremos debemos ir integrando en nuestra propuesta educativa.


        Y queremos hacerlo , desde una actitud humilde, abiertas a la colaboración con otros grupos, otra colectivos, sabiéndonos  compañeros de camino, para ir haciendo entre todos un mundo distinto, mesa abierta, casa de todos, donde toda persona tenga su pan, su espacio y su palabra.